background
Image

Bibliomadrid es una guía para que los amantes de los libros disfruten en la ciudad de Madrid. Madrid es una ciudad que ofrece muchas posibilidades para los bibliófilos apasionados, tiene hermosas bibliotecas, librerías de segunda mano y mercados de libros en la calle, en un mundo donde parece que  que lo virtual le come terreno a lo real y la gente se dedica a comprar libros online en webs útiles, todavía quedan espacios de lectura que están allí para redescubrirlos.

La Cuesta de Moyano

En la cuesta de Claudio Moyano se encuentra uno de los mercados de libros de segunda mano y antiguos más emblemáticos de Madrid.
A lo largo de la cuesta, justo detrás del Jardín Botánico, se sitúan un montón de casetas de libros viejos dispuestas en hilera, subiendo hacia el Parque del Retiro.
Esta feria permanente de libros de ocasión tiene su origen en 1925. Desde entonces se ha mantenido abierta al público todos los días de la semana.
Cada una de las casetas corresponde a una librería de libros de segunda mano y antiguos. Por lo que es un buen lugar para ir a rebuscar en busca de libros baratos o de alguna curiosidad bibliográfica.

El Rastro

El Rastro es el gran mercado al aire libre de Madrid. Tiene más de 400 años de historia y se sitúa en la zona de la Ribera de Curtidores. En aquellos tiempos, esta zona estaba a las afueras de la ciudad y por ella se llevaban las reses a las curtidurías dejando un rastro de sangre en el suelo, de ahí proviene el nombre de El Rastro.
Este gran mercado ocupa toda una manzana cada domingo por la mañana y las calles se llenan de cientos de puestos. Tradicionalmente los libros se vendían en la Calle del Carnero y Calle de Carlos Arniches, aunque hoy se encuentran distribuidos en puestos por todo El Rastro. 

Biblioteca Nacional de España

No podemos elegir una biblioteca mejor que la Biblioteca Nacional de España para encabezar nuestra lista. Fue fundada a finales del año 1711 por Felipe V y comenzó su andadura en 1712 como Real Biblioteca Pública. Un privilegio real, similar al actual depósito legal, obligaba a los impresores a entregar un ejemplar de los libros impresos en España a la biblioteca. En 1836 la biblioteca pasó a depender del Ministerio de la Gobernación y cambió su nombre por el de Biblioteca Nacional.
En la BNE se guardan muchos otros objetos además de libros: partituras, grabaciones sonoras, estampas, etc.
Organiza exposiciones y actividades culturales gratuitas.

Biblioteca del Senado

La Biblioteca del Senado es una de las más bonitas y desconocidas de todo Madrid. En el año 1834 el sistema parlamentario español se incorpora al bicameralismo, por lo que fue necesario elegir un lugar para el Senado y su nueva biblioteca. El edificio elegido fue el antiguo convento de doña María de Aragón, que pasó luego a ser el actual Palacio del Senado.
La actual sala de lectura de la biblioteca ocupa un antiguo claustro del convento y fue reconstruida por el arquitecto Emilio Rodríguez Ayuso. El estilo de la biblioteca es totalmente inglés, porque está inspirado en el Parlamento de Londres, diseñado por los arquitectos August Welby Pugin y Charles Barry.   

Biblioteca del Casino de Madrid

En el Casino de Madrid se encuentra una de las bibliotecas más bonitas y originales de la ciudad. La biblioteca data del año 1890 y tiene un diseño sorprendente. El estilo es neogótico, pero sus estanterías están completamente fabricadas en hierro forjado para proteger la biblioteca de posibles incendios. Su construcción fue encargada a los talleres Bernardo de Asins.

Biblioteca de la Real Academia Nacional de Medicina

Esta biblioteca se encuentra muy cerca del Palacio Real. Tiene su origen en la Tertulia Médica, que dio lugar a la Academia Médica Matritense en 1734 y que a su vez se convirtió en Real Academia Nacional de Medicina.
Tiene su sede en un edificio de 1913 que custodia unos 100.000 volúmenes impresos. Entre sus numerosos libros antiguos, destacan especialmente los fondos de los siglos XVIII y XIX, con obras de diversas materias: Historia de la Medicina, Fisiología, Medicina Legal, etc.

Biblioteca de las Escuelas Pías

Esta biblioteca es una mezcla perfecta de la reconversión de un edificio antiguo en una biblioteca moderna.
La biblioteca se encuentra en una antigua iglesia, la que fue Ermita del Pilar, construida por el arquitecto Gabriel Escribano entre 1763 y 1791, gracias a las donaciones de importantes personajes como los reyes Carlos III y Carlos IV.
Inicialmente estuvo bajo la advocación de Nuestra Señora de la Portería, pasando la titularidad a San Fernando, bajo el reinado de Carlos III. En ese momento pasa a ser la Iglesia de las Escuelas Pías de San Fernando, asociada a un colegio para niños desfavorecidos regentado por los padres escolapios.
Durante la Guerra Civil la iglesia y el colegio fueron incendiados y saqueados, quedando en ruinas.
Tras muchos años de abandono, las ruinas fueron rehabilitadas fusionando la arquitectura clásica con la moderna, por el arquitecto J. L. Linazasoro entre 1996 y 1999. Actualmente es una Biblioteca Universitaria de un Centro Asociado de Madrid de la UNED.

Biblioteca del Ateneo de Madrid

El Ateneo de Madrid fue fundado en 1835 como un institución privada que acogía buena parte de la vida intelectual de la ciudad. El Ateneo cuanta con una bonita biblioteca de investigación con una gran variedad de fondos, entre los que destacan las obras del siglo XIX y primer tercio del siglo XX.

Biblioteca del Marqués de Cerralbo

En la Casa Palacio del Marqués de Cerralbo hay una biblioteca de menores dimensiones pero muy hermosa.
El Marqués de Cerralbo, don Enrique de Aguilera y Gamboa (1845-1922), fue miembro del partido carlista además de coleccionista y arqueólogo.
Al lado de su despacho tenía una biblioteca no muy grande pero muy interesante que puede ser visitada.

El barrio de las Letras o de los Literatos.

En este barrio vivieron algunos grandes escritores de los siglos XVI y XVII como Miguel de Cervantes, Quevedo, Góngora o Lope de Vega. En esta zona se instalaron también varios corrales de comedias donde se representaban obras de teatro.
Dos lugares que todavía se pueden visitar son la Casa-Museo de Lope de Vega y el convento de San Ildefonso de las Trinitarias Descalzas, donde fue enterrado Cervantes.
Además en el número 87 de la calle de Atocha, se encontraba la imprenta de Juan de la Cuesta, de la que salió la primera edición de El Quijote.